Libros de cuentos infantiles apilados sobre un escritorio

Contar historias: ¿Por qué a tu marca le conviene crear su propio storytelling?

Contenidos que verás aqui...

Es probable que, si durante los meses de confinamiento que vivimos en el 2020, viste la película Contagio (Steven Soderbergh, 2011), no llegaras a pulsar el botón de pause ni por un instante.

¿A que la conexión que se estableció entre tu cerebro y la trama de esta obra fue total?

¿Y por qué sucede esto? 

¿Te hubieses sentido igual de enganchado si la hubieras visto en el 2015 por ejemplo?

Creo que no.

Esto pasa porque somos seres racionales, pero también emocionales en gran medida.❤️

Justo eso es lo que hizo esa película. Evocar las emociones que estamos teniendo a flor de piel mediante una historia en este caso, de ficción.

Y, a propósito del poder que tiene relatar historias para emocionar y conectar, en esta entrada verás qué es el storytelling, su evolución y cómo puede ser un aliado de tu negocio digital.

¿Qué es el storytelling?

Es un término anglosajón que traducido al español significa contar historias.

Y se refiere a la capacidad que tenemos los seres humanos de transmitir pensamientos, vivencias y hechos reales o ficticios sucedidos en un pasado lejano o inmediato. 

La forma en que contamos las historias es mediante un relato que posee una estructura universal común compuesta por un principio, un nudo y un desenlace.

Todos somos capaces de contar historias. Y en especial, receptivos a escucharlas. 

Como seres sociales nos sentimos atraídos por las historias porque nos resultan familiares y al tocar alguna emoción nos identificamos y nos inducen a querer formar parte de ellas.

Las historias que logran conectar con nosotros pueden captar nuestra atención y perdurar en nuestro recuerdo por más tiempo y de forma más vívida que otra clase de información.

En el ámbito corporativo y en el del marketing, podríamos decir que el storytelling forma parte de las estrategias de comunicación de las marcas o empresas.

Pero a diferencia de otras quizás más directas o agresivas, el storytelling es una técnica menos invasiva y de largo plazo. 

Transmite los mensajes de una manera más sutil mediante la narración de una o varias historias que están alineadas con los principios, valores y objetivos de la marca o negocio.

Comunicando de esta manera se incrementan las posibilidades de diferenciación de las empresas y de su recuerdo en la mente de los consumidores. 

Y esto resulta esencial en el mundo del marketing y la publicidad, sumido hoy más que nunca en una vorágine de información difícil de captar y sobre todo, de recordar.

Tan antiguo como nuestros abuelos de las cavernas

El storytelling puede parecer un término nuevo para algunos. Pero lo cierto es que se refiere a una práctica tan antigua como los seres humanos.

Desde tiempos ancestrales cuando no existía la escritura, los hombres y mujeres de entonces ya sentían la necesidad de contar sus experiencias cotidianas y ello quedó plasmado en las pinturas rupestres.

A medida que el lenguaje fue evolucionando y con la invención de la escritura, las historias no solo se contaban de manera oral, sino que comenzaron a relatarse de forma escrita.

La literatura, el teatro y más tarde el cine y la televisión se convirtieron en los espacios naturales para la narración de historias. 

Durante un tiempo considerable el término storytelling estuvo vinculado de forma casi exclusiva a estos espacios. 

Sin embargo, en nuestra época el storytelling se ha hecho extensivo al ámbito del marketing y al de la comunicación empresarial y organizacional.

Cinta negra y roja de una máquina de escribir en primer plano. Atrás las palabras Stories matter
Fuente: Pexels

Storytelling para marcas y empresas: ¿funciona? 

La publicidad y el marketing contemporáneos han recurrido al storytelling en sus estrategias comunicacionales, ya que las historias tienen un atractivo para los consumidores que otra clase de mensajes no tienen.

Son capaces de tocar sus emociones, generar empatía y una predisposición hacia la interacción y la compra.

Esto es importante para el marketing digital, en el cual la interrelación de los clientes con las marcas y con las empresas es crucial.

Y lo es porque en la medida en que la gente interactúa con sus marcas, sintiéndose identificada con las historias o involucrándose en estas, se va estableciendo una conexión emocional que más tarde puede traducirse en la tan ansiada fidelización.

Ejemplos de marcas y empresas que con sus storytelling han cautivado a sus clientes hasta casi fanatizarlos hay bastantes. 🆒

Por todo el mundo encontramos verdaderas legiones de fanáticos de marcas como Apple, Nike, Ferrari y Coca Cola por solo nombrar cuatro. 

Y, justo estas grandes empresas, cuentan entre sus estrategias de comunicación storytellings memorables. Por ejemplo, el discurso en la Universidad de Stanford de Steve Jobs es uno de estos.

Aunque en su narración pareciera destacar aspectos personales, lo cierto es que si escuchamos con atención captamos que casi toda su vida estuvo entrelazada con la trayectoria de Apple, por lo que su historia de liderazgo es prácticamente la de Apple.

3 razones para poner en marcha una estrategia de storytelling

☑️ Promocionar productos o servicios en forma de relatos en los que subyacen los principios del negocio 

Es muy importante que tengas claro que el storytelling aplicado a negocios o marcas no solo busca entretener.

Su función principal es que a través de historias vinculadas al negocio se cree una conexión emocional entre este y su público objetivo.

Y para que esa conexión se mantenga y se fortalezca en el tiempo, cada historia debe llevar implícitos y ser capaz de transmitir los principios y valores que la sustentan.

Esto es muy importante porque la identificación del público con esos mensajes es lo que permite que dicha conexión redunde en:

✔️ El aumento de las conversiones.

✔️ El surgimiento de una relación más estable y comprometida de los clientes con su marca. Es decir, su fidelización.

Por ejemplo, en la web de ADZnadons que comercializa pañales de tela reutilizables, la ecología, sostenibilidad y el ahorro son principios consustanciales con la marca.

Sin embargo, al ser un negocio creado por una emprendedora a sus 78 años, puede articular una narrativa en la que, aparte de figurar sus valores declarados (ecología, sostenibilidad, etc.), conlleve otros que no son tan explícitos como la experiencia vital y la capacidad emprendedora femenina.

Y de hecho, en la página Nosotras María Teresa Saperas nos cuenta cómo fueron los inicios de la empresa y cómo la gestión femenina de varias generaciones es un valor inherente a la misma.

En esa narración queda claro que para esta marca la edad y el género no son limitaciones, sino todo lo contrario.

☑️ Dar voz a las historias de tus clientes

Si los comentarios que leemos cuando queremos comprar algo influyen en nuestra decisión de compra, ¿te imaginas el poder que tiene una historia genuina de un cliente real?

Experiencias positivas contadas a manera de historias por clientes satisfechos es una gran forma de generar confianza y credibilidad alrededor de un negocio.

Por ello es tan importante que pongas a tus clientes en el centro de las acciones de tu estrategia de comunicación.

Otorgarles el protagonismo que se merecen como consumidores directos de tus productos o servicios, les hará sentirse escuchados y valorados. Y esos clientes seguidores de tu marca atraerán a un público objetivo que se identifique con ellos.

Fíjate la impresión tan positiva que deja la historia de Mónica. Es muy probable que, perfiles afines al suyo o incluso no tan parecidos, tengan en cuenta la plataforma lanzada por Fundaula para sus necesidades de formación digital.

Y, si bien esta historia alude a un servicio gratuito ofrecido por la Fundación de una multinacional de consultoría estratégica y servicios tecnológicos (Accenture), también es válida como ejemplo de historias que los clientes pueden contar sobre su experiencia con un servicio o producto de pago.

☑️ Vincular las historias de tu negocio con valores que se identifican y conectan con tu audiencia

Una vez que has logrado conectar con tu público objetivo, debes tener claro que ese público se siente identificado con tu negocio.

De modo que es necesario que conozcas y entiendas muy bien cuáles son los valores y creencias de tu audiencia para que el storytelling de la marca haga alusión a estos con frecuencia.

Por ejemplo, las marcas en cuya narrativa se pone en valor el respeto por los animales y el veganismo como un estilo más ético de vida, suelen empatizar con las personas que defienden esos valores y con frecuencia interactúan con estos.

Una muestra de esta interacción la puedes ver en la cuenta de Instagram de The Body Shop, cuyos más de 2 millones de seguidores suelen aportar bastante feedback a los contenidos subidos por la marca a esta plataforma.

Perfil en Instagram de la tienda online The body shop

Ahora que has visto que hay más de una razón para que tu negocio empiece a contar sus historias, ¿estás pensando en alguna con la que comenzar?

Deja un comentario

Si te ha parecido interesante, compártelo en tus redes sociales.
Share on facebook
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on twitter
Share on whatsapp